miércoles, 5 de septiembre de 2012

Mequieroquedar.com


(Víctor Carrillo, estudiante del MBA del IESA, comparte con nosotros su visión sobre la disyuntiva entre quedarse en el país o emigrar en busca de mejores oportunidades de crecimiento personal y profesional. Publicado en El Universal, el 4 de septiembre de 2012)

Soy uno de los estudiantes próximos a terminar la Maestría en Administración del IESA. El término de un ciclo siempre nos da paso a la reflexión sobre lo que depara el porvenir. Muchos han sido los momentos en los cuales he conversado con amigos sobre los planes para el futuro inmediato. Es durante estas amenas charlas cuando sale el “Rey de los Temas”: “¿Chamo, tú te vas o te quedas?”
Ante semejante interrogante varios de mis compañeros responden con una admirable resolución “Claro pana, ya tengo todo cuadrado”.

Otros, aún indecisos (¿o más bien precavidos?) dicen “Hay que ver qué pasa en las elecciones”. Un tercer grupo (dentro del cual me incluyo) ha definido que sus próximos pasos profesionales serán dados en Venezuela. Esta postura es desapasionada. Jamás juzgaré a quienes han tomado o tomarán la difícil decisión de emigrar, por el contrario, a ellos les rindo honores admirando la fortaleza física y espiritual necesaria para desarrollarse en otra Nación.

Las razones de mi decisión no se sostienen sobre el clásico chauvinismo al cual apelan los fanáticos nacionalistas. Mis argumentos son más prácticos (sino más básicos) y créanme que no existe nada admirable en mi postura, a menos que se esté dispuesto a admirar el deseo de explotar las oportunidades que nos presenta el entorno. Sí, oportunidades. Existen por doquier a la espera de ser aprovechadas. Veamos:

En lo político: Independientemente de nuestra posición ideológica, es innegable que el actual proceso político venezolano presenta oportunidades para el surgimiento de nuevos liderazgos en diversas esferas de la vida social. La debilidad institucional de nuestros partidos muestra su cara positiva en la disminución de las “barreras de entradas” para quienes deseen desarrollar carrera en el ámbito público. Pase lo que pase en las próximas elecciones, el mercado político estará abierto a la aparición de nuevos actores, quienes deben innovar en sus estrategias a fin de conectarse con las complejas demandas del país.

En lo económico: Las cifras económicas son claras en expresar que la actual estructura de precios del mercado petrolero global ha producido un aumento en el consumo en las sociedades rentistas, Venezuela no escapa a esta realidad. El aumento del consumo de los estratos D y E de nuestra población ha abierto oportunidades económicas en los llamados “Negocios Inclusivos” o “Negocios en la Base de la Pirámide” que no es otra cosa que el diseño de modelos de negocios que generen rentabilidad (muy buena por cierto) prestándole bienes y servicios a sectores antes desatendidos.

En lo cultural: La compleja realidad venezolana es tierra fértil para la expresión artística, fundamentalmente la literaria, la cinematográfica y la dramaturgia. El arte es por esencia subversivo. Las tensiones que en la actualidad se forjan en la sociedad brindan el marco adecuado para el surgimiento de un movimiento cultural que defina la estética de su tiempo, mientras derriba las convenciones del orden existente.

Créanme, amigos, que esta lista puede continuar, sin embargo mi humilde objetivo es abrir una línea de reflexión que nos permita ver la porción del vaso que está medio lleno. Algo difícil en un país adicto a las soluciones rápidas.

5 comentarios:

Augusto Jesús Feliciani Di Lorenzo dijo...

http://luiscaballeromejias.blogspot.com/2009/06/escuela-tecnica-industrial.html

luis alberto sayago villamizar dijo...

Mi opinión acerca de la situación actual con respecto a las expectativas sobre quedarse o irse del país. Puedo informarles sobre mi experiencia, particularmente viví 6 años en España; tuve la bella oportunidad de viajar compartir y adquirir muchas experiencias diversas en cuanto: la sociedad, su cultura, sus costumbres, trabajo, y forma de ver la vida, no pude estudiar en mi estadía por motivos económicos. Pero regrese a Venezuela y lo estoy haciendo, desde mi perspectiva si hay muchas oportunidades en Venezuela, las cuales creo se necesitan explotar, pero, para ello se requiere de tecnología y conocimientos, PRINCIPALMENTE ESTUDIO. Hasta ahora nada nuevo les comento; Pero en esta situación pocas personas las pueden desarrollar. Necesitamos al menos seguridad social que no peligre la vida de quienes se atrevan a dar el paso del cambio, Es muy triste ver como la vida no vale nada es nuestro país, donde estamos tan vejados que no nos sorprende el escuchar que mataron a alguien, gracias a Dios que por nuestra cultura y falta de estudio procreamos como lo hacemos, ante una situación como la actual estoy seguro estaríamos enfrentando en unos años venideros a una escasez de juventud, producto de la muerte de tantos jóvenes, como sucede en nuestro querido país; dudo que alguien a menos que sea por una razón de peso, quiera arriesgar su vida y la de sus familiares sin un apoyo económico importante que lo respalde y quizás ni en esa situación, en un país sin garantías pero, yo estoy seguro que todo va a cambiar en cualquier momento. De igual forma, es indudable que el desarrollo y los avances sociales aun en tiempos de crisis que existen en Europa y el Norte de América, son muchos más avanzados que los nuestros, ya lo han demostrado otros a través de la historia como Bolívar, Francisco de Miranda, solo por nombrar a dos personajes relevantes de nuestra historia los cuales vivieron experiencias fuera de su contexto, para luego volver a su país y intentar el cambio. Mi experiencia es la de invitarlos no ha marcharse y erradicarse sino a que vivan la experiencia y las oportunidades de aprender y que en un tiempo prudencial regresen y traigan consigo todo lo bueno que puedan aprender, Para contribuir a mejorar nuestra Sociedad en un futuro que espero sea más seguro y promisorio que el actual; Gracias.

Ossie dijo...

La situación tan compleja de Venezuela, no nos permite salidas fáciles. Tenemos una población joven que ha perdido la oportunidad de formarse profesionalmente, debido a la baja calidad de la educación en general. Sí en estos momentos, en plena Era de la Información, tenemos un capital humano con bajo nivel de capacitación y conocimiento, tensiones sociales que se agudizan cada día más, un enorme desastre económico que obligará a radicales cambios que eliminarán una buena parte de los subsidios, un lumpen t que ha tomado poder, protagonismo y sobre todo se ha integrado a negocios oscuros, nos queda solamente el vaso medio vacío.
La solución va a ser dura, transitaremos por un camino tortuoso y peligroso, donde habrán oportunidades, como en toda época de postguerra (estamos en guerra civil, aunque no lo querramos creer), pero la decisión de quedarse o irse, es totalmente personal.
Sí tu país no puede garantizarte salud, educación, seguridad, comida, conectividad, un ambiente propicio para criar a tus hijos y que ellos puedan ser mejores que tú, te pregunto: ¿ Ese es tu país ?
Te valoró tus esfuerzos, tu honestidad, el riesgo de vivir en este día a día, respetó tus principios, se parece en verdad a lo que quieres?
Las elecciones son un punto de inflexión que debemos cruzar todos los que estamos aún acá y de ellas partirá la decisión de seguir arriesgándonos por el país, sacando lo mejor de su gente, buscando crear empresas que atiendan la base de la pirámide, educando a los jovenes ,o lamentablemente, la Venezuela que vendrá no se parecerá en nada a lo que nosotros soñamos.
Por eso, el vaso medio lleno, solamente lo podremos desbordar con votos, esfuerzo, trabajo y defendiendo nuestra forma de vida, con conciencia social y compromiso para reconstruir la sociedad.
Por último, con cadáveres no se puede reconstruir un país. Cuídense y salgamos a votar el 7-O

Angel Grimalt dijo...

Gracias Victor.
Más que invitar a ver el vaso medio lleno, podemos preguntar una perspectiva más: ¿Cómo podemos contribuir a llenar el vaso?

Efti dijo...

Quedarse en Venezuela... Escribo para aquellos que tengan ascendencia (abuelos, padres, etc)provenientes de otros países, como es mi caso, europeos. Y para los que no, porque también de igual forma ese legado nos ha bendecido a todos. Pienso acerca de cómo se sentirían esos abuelos al nosotros hablar y discutir acerca de irnos de este país, que en un principio ellos escogieron para echar raíces. Imagino que unos nos incentivarían a seguir su propio ejemplo y probar otras latitudes, e imagino otros se sentirían decepcionados, ya que posiblemente pueden pensar que cometieron un error. Si, un error. Mas aquellos que se avocan a declarar que todo en este país es negativo, reniegan de ver la realidad completa.Resalto, además de las ventajas que ya has mencionado Victor, la grandiosa mezcla de culturas que tenemos los venezolanos. Si, multiculturidad. Eso es simplemente maravilloso. Asiáticos, europeos, nuestros mismos hermanos de latinoamérica, árabes, pare usted de contar! Y por supuesto, mi otro lado de la familia, los criollos. Creamos un nuevo país, basándolo en legados importantes y únicos de otros países. Y por supuesto en línea con el concepto maravilloso y básico de la teoría de organizaciones, la sinergia es desarrollada. Estimo creando algo que catalogo como distinto. Nada de mejor, ni peor. Distinto. Dios sabrá cual será nuestro porvenir, mas es seguro, citando a uno de mis grandes profesores de la universidad, que el futuro es de aquellos que están lo suficientemente preparados para poder ver las oportunidades que nos ofrece el mundo. Saludos. De: @ateneaer