miércoles, 23 de septiembre de 2009

La productividad en Venezuela \\ Pável Gómez

Productividad es la relación entre la producción de bienes y servicios y los recursos o insumos usados para realizarla. Estos recursos pueden ser humanos, financieros, materias primas, o simplemente tiempo. Para hacer pan, por ejemplo, se requiere harina, agua, levadura, otros ingredientes, personas que amasen o que manejen la máquina amasadora o panificadora, hornos y el tiempo necesario para que la levadura haga su efecto y la masa crezca, antes del horneado.

Este proceso puede ser más o menos productivo, en la medida en que se requieran menos o más recursos para hacer una misma cantidad de pan. Quizás el agua requerida para hacer una cantidad de pan es relativamente fija, pero esto no ocurre en el caso de las personas o las máquinas. La destreza y conocimientos del panadero o la tecnología pueden lograr una mayor cantidad de pan por recurso invertido. Todo esto viene a cuento a propósito de una investigación sobre la productividad en Venezuela, que recientemente realizamos José Manuel Puente, Leonardo Vera y yo.

El objetivo de esta investigación fue evaluar cómo varió la productividad de la economía venezolana entre 1970 y 2007, y qué elementos políticos y económicos ayudan a explicar estas variaciones.En cuanto a la primera pregunta, encontramos que el período estudiado puede ser dividido en dos fases: una etapa de caída sostenida de la productividad, entre 1970 y 1983, y una fase de estancamiento, entre 1984 y 2007. Para tener una referencia: si la productividad de la economía venezolana era igual a 100 en 1970, este valor ha fluctuado entre 57 y 73 desde 1984 en adelante.

¿Cómo explicar esta caída y posterior estancamiento de la productividad de Venezuela? Lo primero que encontramos fue que en el país ha operado un mecanismo de fuga de recursos desde las industrias más productivas (por ejemplo, productos químicos y sus derivados) hacia industrias menos productivas (por ejemplo, servicios). En otras palabras, se ha dejado de invertir en industrias cuya productividad puede crecer rápidamente, para invertir en industrias cuya productividad crece mucho menos.

¿Por qué ocurre esto? Las explicaciones pueden agruparse en dos niveles de análisis: A Desde mediados de los setenta, la economía venezolana se montó en una montaña rusa (alta volatilidad de los precios del petróleo) y esto hizo que los políticos se volvieran aún más cortoplacistas.Esto se tradujo en decisiones políticas que privilegiaban resultados económicos de corto plazo (mejoras coyunturales del consumo) y subestimaban resultados de largo plazo (mejoras de la inversión en sectores con capacidad para competir internacionalmente);

B La combinación de sobrevaluación de la moneda (mantenimiento de tipo de cambio fijo con inflación moderada, lo cual hace que se encarezcan los bienes producidos en el país y se abaraten los importados), controles de precios, barreras comerciales y tasas de interés subsidiadas para ciertos sectores, estimulan las inversiones en sectores de baja productividad (e.g. comercio) y castigan las inversiones en sectores de alta productividad (e.g. derivados de la industria petroquímica).

Un factor clave en la productividad de los países son las inversiones en educación y salud. Si recursos públicos que pueden ser invertidos en estas áreas se desvían hacia sectores que arrastran pérdidas consuetudinarias (banca pública, empresas de la CVG), será difícil que aumente la productividad del trabajo y no se ayudará a una mejor distribución del ingreso, que sea sostenible en el corto, mediano y largo plazo.
Artículo de opinión
El mundo Economía&Negocios
Miércoles, 23 de septiembre de 2009